Germinal Castillo: “Detrás de cada par de ojos que te están mirando hay un ser humano”

Frontera y casualidad. Las aguas que bañan la frontera de El Tarajal eran las protagonistas de mi atención, hasta que llegó un correo: “Hola Juan. Podemos vernos a las 11h. en la sede de Cruz Roja Ceuta. Paseo de la Marina Española”.

Eran alrededor de las 10 y mis pasos me encaminaban hacia la barriada del Príncipe Felipe, pero la casualidad citada en la frontera me obligaba a elegir. Y el tiempo nunca es aliado cuando las prisas acompañan.

Al fin decido coger la línea 5 de autobús y miro esas casas de mil colores que coronan la colina y que, de momento, no he podido ver.

La casualidad, citada en el Paseo de la Marina Española, quiso que estuviera detrás de mi entrevistado durante mi camino a la sede de Cruz Roja. Delante de mí, dos hombres fumando con forros polares de un color rojo llamativo. Llego a la sede y pregunto por Germinal quien, para mi sorpresa, era una de esas figuras que tenía a unos metros. Se gira y me pide unos minutos antes de comenzar la entrevista.

La comunicación de Cruz Roja en la ciudad autónoma tiene un acento entre el gaditano y el francés. Y detrás de este matiz hay una persona que habla muy claro. En su sangre, la vena periodística de cuidar el lenguaje y saber transmitir sus ideas; la vena francesa, en sus erres más pegadas al paladar y en la importancia que le da a la conversación; la vena gaditana, en sus decenas de “quillo” durante la entrevista y ese nervio al hablar.

Germinal Castillo conoce el dolor y el alivio; la felicidad y la más absoluta de las tristezas; las mayores sonrisas y las lágrimas más amargas: él forma parte del equipo de intervención que entra en contacto con migrantes en cuanto logran pisar suelo ceutí. Sin olvidar que también es miembro del operativo humanitario preparado para las grandes catástrofes que asolan alguna parte del globo de cuando en cuando.

Por tercera y última vez, la casualidad quiso que esta entrevista me hiciera plantearme lo que es en verdad una entrevista. A partir de ésta vino el resto de entrevistas que podéis leer en El Patio de mi Casa.


PREGUNTA: ¿Cuánto tiempo llevas aquí, en Cruz Roja Ceuta, y cuál es tu función?

RESPUESTA: Llevo 16 ó 17 años en Cruz Roja Ceuta. Mi función es Dircom [Director de Comunicación] y, además de ser profesional de institución, soy voluntario, técnico en emergencias y en enfermería. Estoy adscrito al ERIE [Equipo de Respuesta Inmediata ante Emergencias] de migración, y pertenezco al grupo internacional de UCE [Unidad de Comunicación y Emergencias], que somos los que, en caso de catástrofe si hace falta, nos desplazan a cualquier sitio para hacer labores de comunicación e información. Esa es mi función dentro de Cruz Roja.

Entonces estás en la primera línea siempre que hay algún problema.

Sí.

Has mencionado catástrofe pero, ¿qué podemos considerar catástrofe?

Haití, por ejemplo. Cuando hablamos de UCE, estamos hablando de temas gordos a nivel nacional o internacional. Algo que necesite de un flujo de información importante y que los compañeros que estén sobre el terreno no puedan atender por falta de tiempo, por falta de medios o por falta de recursos.

“Aquí se ha pasado en frigoríficos; han pasado hombres lancha – uno en un flotador y otro detrás con las aletas; se ha pasado en las toy; pasaban en pesqueros […] Ahora parece que lo que más está funcionando en la zona de Ceuta son los dobles fondos.”

¿Qué tipo de actuaciones lleva a cabo la Cruz Roja cuando hay una llamada en alguna de las fronteras?

Hay un mito en torno a la frontera. Cuando se habla siempre parece que sólo existe Tarajal. Tarajal existe desde, desgraciadamente, el 6 de febrero del año pasado, donde hubo en zona marroquí aquella tragedia brutal. Pero la gran mayoría de nuestras actuaciones, hasta hace cuatro o cinco meses, eran en el puerto, porque ahí llegaban en embarcaciones tipo toy (por su semejanza a un juguete), eran llevados por salvamento marítimo hasta el puerto, y ahí es donde actuábamos. Pero antes que nada te quiero decir que el ERIE no actúa por sí solo. Nosotros somos auxiliares de los poderes públicos, con lo cual la activación del equipo de respuesta inmediata siempre viene provocado o activado desde un escalón superior. En este caso, 061, Guardia Civil, Salvamento Marítimo, Policía Nacional, Delegación de Gobierno, Ayuntamiento. En fin, el escalón superior a nosotros. Si no, el ERIE no se desplaza por sí solo ni funciona espontáneamente. Eso funciona siempre, y en todos los casos: inmigración, sanidad, saneamiento, albergue…absolutamente todo.

Sigue una jerarquía de mando…

Claro, es que nosotros actuamos a requerimiento de. El funcionamiento del propio ERIE, del propio equipo, requiere que en 15 minutos esté todo el mundo listo, preparado y actuando. Cuando estuvimos en Benzú fue eso: en 15 minutos había cinco ambulancias, veinte voluntarios y todos trabajando. Eso no es un problema. La activación es lo que no depende de nosotros. Nosotros estamos dispuestos, y a nosotros se nos activa. Y a partir de que se nos activa, entramos en funcionamiento. El puerto deportivo es donde la Guardia Civil tiene su base y donde generalmente Salvamento Marítimo o los compañeros de Salvamento Marítimo o el servicio marítimo de la Guardia Civil los llevan. Los atendemos en el mismo puerto.

Ahora se está dando otro fenómeno, que es que entran por otros medios y se les atiende en “plena calle”. Quiero decir que no requiere la policía o la Guardia Civil porque están en la calle, y es donde vamos y les atendemos siempre dentro de la ambulancia pero en sitios distintos.

¿Habéis notado un cambio, tanto a nivel de autoridades como a nivel de patrones que se utilizan para intentar superar la frontera?

Han ido cambiando las formas de entrar en cuanto las autoridades han ido reaccionando. Aquí se ha pasado en frigoríficos; han pasado hombres lancha – uno en un flotador y otro detrás con las aletas; se ha pasado en las toy; pasaban en pesqueros… Y a medida que esto se ha ido cortando, lo intentaban en coches, y ahora parece que lo que más está funcionando en la zona de Ceuta son los dobles fondos.

¿Alguna manera más aparte del doble fondo?

Realmente en la valla, en el último año, puntualmente al margen de lo que te comenté de Benzú y del trágico 6 de febrero, yo creo que han pasado dos. Que yo recuerde. El año pasado no, el anterior, entraron 90 por la playa de El Tarajal, bordeando la playa. Pero ya está. Si es que por ahí no pasan.

“Para nosotros ante todo está el principio de humanidad. Si no, no seríamos la Cruz Roja.”

Sobre la tragedia de Ceuta. Si las autoridades son las que se encargan de activar el protocolo de activación, ¿se puede decir que el día de la tragedia hubo una respuesta tardía?

Eso se lo tendrías que preguntar a las autoridades, a nosotros no. De todas maneras sí te quiero decir que es en terreno marroquí, es decir, que todo lo que ocurre, ocurre en terreno marroquí. Todo. Absolutamente todo. Nosotros no tenemos competencia para trabajar, a menos que una autoridad superior lo pidiera, y en este caso ya sería cooperación internacional. Es decir, tendrían que establecerse unos mecanismos que nos superan a nosotros desde el punto de vista de Cruz Roja Ceuta. Eso no quiere decir que si mañana nos llaman para ir adonde sea, no habría ningún tipo de problema. Pero nos tienen que llamar. Insisto, ese tipo de preguntas no nos toca a nosotros contestarlas. Lo que nosotros decimos es que estamos siempre que se nos llama, a cualquier hora del día, de la noche, o cualquier día del año. Con todos los medios de los que disponemos, y con toda la gente de la que disponemos.

El si se activó, no se activó, por qué no se activó es algo que, ni nos corresponde contestar, ni sabemos por qué.

¿El nivel de comunicación entre autoridades y Cruz Roja es bueno?

Sí. Nosotros mantenemos relaciones, como no puede ser de otra manera, fluidas. Cuando ellos llaman, nosotros estamos. No llamamos para preguntar si hay algo, no es nuestro papel. Nos llaman y actuamos.

Sois un sujeto pasivo. Esperáis la llamada de la autoridad.

Claro, es que el protocolo funciona así. Ellos son el escalón superior de emergencia. Es decir, si a mí mañana me llama el 0 [referido al 061, el servicio de emergencia sanitario de Ceuta] porque tienen un ‘tinglao’ que les viene grande en el sentido de que, imagínate, hay un accidente de autobús con veinte personas, y el 0 se ve que necesita más medios humanos y materiales, nos llamarán, nos activarán ellos. Igual que le puede pasar a bomberos, o a cualquier otro tipo de cuerpos de seguridad. Tú no vas donde no te llaman, porque, entre otras cosas, estorbas. Que nos llaman, estamos y estamos con todos los medios. Ceuta es un sitio donde siempre faltan medios – como en todos los lados, pero digo que siempre faltan medios porque en vez de 50 nos gustaría tener 60, aunque estamos muy bien dotados y tenemos mucho material. Por razones evidentes.

¿No se ha dado ninguna ocasión en la que os hayáis quedado escasos de recursos a la hora de llegar a un sitio?

No, porque cuando llegamos a un sitio, antes requerimos una información completa. Decimos “¿vamos a qué?”. Nosotros, dentro de los protocolos está muy establecido qué es lo que hay, qué es lo que se necesita…Decimos qué llevamos, y ellos nos informan cuáles son las necesidades o cuál es la situación. “Tenemos ahora mismo a treinta personas migrantes esperando en el puerto en esta situación”. Nosotros ya sabemos qué tenemos que desplazar.

Aparte de que, cuando se activa el protocolo, actúa Cruz Roja, ¿cooperáis con otras oenegés?

Colaboramos con quien haga falta, pero es que, en la emergencia a quien se llama es a Cruz Roja. Porque en realidad, quien tiene medios materiales, humanos, personal muy formado, ERIE de inmigración, hospitales de campaña, todo…es Cruz Roja. Las otras organizaciones se dedican a otras cosas, no a las emergencias. Nosotros tenemos tres escalones dentro de la atención a la persona migrante: cuando llega, primero pasar reconocimiento sanitario. Son tres cosas que van juntas: reconocimiento sanitario, atención psicológica a la persona y darles ropa seca, alimentos y bebida. Y tranquilizarlas. En la experiencia de ayer – a lo que nunca te acostumbras – estuvo un chaval abrazado a mí veinte minutos llorando como un desesperado, dándonos las gracias. Y no es la primera vez. A nosotros no hace falta que nadie nos dé las gracias. Hacemos lo que hacemos porque queremos hacerlo, porque nos gusta lo que hacemos y porque si no, probablemente no estaríamos en Cruz Roja, cuyo primer principio es el principio de humanidad. Te quiero decir que es muy importante explicarles todo lo que está ocurriendo. Vienen muy desorientados, sin saber absolutamente nada. El segundo escalón es cuando entran en el CETI, donde otros compañeros de Cruz Roja toman el relevo con labores de alfabetización, gabinete psicológico que es muy importante porque para ellos llegar a Ceuta es un triunfo, pero cuando pasan dos meses y ven que no se mueven porque toda la burocracia es complicada, realmente les viene el bajón. Tienen la gran subida de “por fin he llegado a Europa” y después decir “hostia pero es que yo quiero ir allí [a la Península]”. Ya, pero es que allí no puedes pasar porque no tienes documentación. De ahí la importancia del gabinete psicológico. Tienen asistencia letrada, por si quieren pedir asilo o para cualquier otro tipo de gestión administrativa tienen trabajadores sociales, ocupación de ocio y tiempo libre, son muchísimas horas sin hacer absolutamente nada, con lo cual se realizan muchas iniciativas. También cursos de informática…la idea es que, el día que lleguen a la Península, no sean más extranjeros aún de lo que ya son. Que tengan realmente conocimiento de dónde están, que sepan dónde está Madrid y Barcelona. Y el tercer escalón es cuando ya pasan a Península, que van distribuidos a organización y en muchísimas ocasiones son las Cruz Roja locales las que acogen a estas personas. Otros van a los centros de internamiento, ¿por qué? Eso no te lo puedo decir, porque no lo sé. Eso son criterios de Delegación de Gobierno y del propio CETI.

¿Cuál sería el perfil de la persona migrante que atendéis?

Generalmente joven, subsahariano, con muchos años de viaje, e intentando buscar lo que cualquiera, vivir mejor.

Como integrante de Cruz Roja, con la nueva Ley de Seguridad Ciudadana que permite las devoluciones ‘en caliente’, ¿cómo se te queda el cuerpo?

Nosotros no tenemos opinión en cuanto a lo que pueda hacer cualquier tipo de Ejecutivo. No nos vamos a pronunciar, ni con ésta, ni con ninguna ley. No es nuestro papel. Pero sí te diré que, en una organización cuyo primer principio es la humanidad, sobra absolutamente cualquier otro comentario. Para nosotros nadie es ilegal. Entre otras cosas porque no se puede ser humano e ilegal. Es un contrasentido. No nos pronunciamos porque somos independientes, neutrales e imparciales y nuestro papel no es el de confrontación ni el de análisis de determinadas actuaciones legislativas o ejecutivas. No es nuestro trabajo. Hay organizaciones que se dedican a eso, que son absolutamente necesarias. En la nuestra no es así. Con lo cual, no comentamos. Pero sí insistimos que el primer principio de Cruz Roja, desde hace ya 150 años, es el de humanidad: aquí, en Siria, en Noruega, en Texas, en Perú y en Melilla. Nadie es ilegal. Es que es un contrasentido. ¿Cómo coño un ser humano puede ser ilegal? Después vienen los tratados, las fronteras, etc…pero es algo que a nosotros no nos incumbe. Para nosotros ante todo está el principio de humanidad. Si no, no seríamos la Cruz Roja.

¿Es un trabajo gratificante? ¿Frustra?

Yo no hablaría de frustración. No. Como integrante del ERIE de inmigración yo creo que es brutalmente gratificante poder ayudar a alguien. Entre otras cosas porque entiendo que el ser humano es solidario per se. El ser humano nace solidario. Verás, cuando alguien se cae en la calle, la primera reacción es ir a levantarlo, ¿no? Es así. A ti no se te ocurre pisotearle la cabeza. Entonces, claro que es gratificante. ¿Que duele? No se ha jodido, claro que duele. Es que detrás de cada par de ojos que te están mirando, hay un ser humano. Hay una perversión del lenguaje, que es querida. La labor de utilizar determinadas palabras como eufemismo…Mira, yo nací en Francia, me crié allí, soy bilingüe y profe de francés además. En Francia son muy dados a los eufemismos para esconder las cosas. Por ejemplo, no se habla de gente que vive tirada en la calle; se habla de “sin domicilio fijo”, con lo cual si te pones a analizarlo, te descojonas de risa si no fuese por la pena que da, ¿no? La pena o el asco. ¿Perdona? ¿Sin domicilio fijo? No, tiene un domicilio fijo: el cajero de la BNP que hay en los campos Elíseos. Detrás de esa perversión del lenguaje es cuando encontramos términos como “avalancha”, “asalto” o como, ese término que en francés se dice ‘flu’ que es absolutamente perdido en la niebla como ‘inmigración’. El fenómeno de la inmigración. La mafia de la inmigración. Detrás de todo eso hay seres humanos que están buscando una vida mejor, punto. Y dentro de eso, dentro de esa amalgama de personas que intentan entrar, hay de todo. Tú no puedes estigmatizar a los inmigrantes diciendo que, por el hecho de ser inmigrantes, son mala gente. De la misma forma que no se pueden estigmatizar porque algunos sean mala gente. Son seres humanos. Punto. La gran pregunta es por qué ellos no, y nosotros sí.

“El que viene de Malí, es un negro. Pero Kobe Bryant es un jugador de color de la NBA. [El racismo] Es económico, nada más.”

A pesar de que hay mucha gente que piensa como tú, hay otra mucha que ve en las personas migrantes un problema. De hecho, un caso que he tenido estos días hablando con una persona de la ciudad, la cual me ha dicho que las personas migrantes que están aquí “viven muy bien”. ¿Cómo harías entender a una persona que piensa así que, en realidad, no es tal y como lo cree?

Primero te quiero decir que, en Ceuta, esto no es un sentimiento generalizado. Por lo menos yo no tengo esa percepción. Ceuta es una ciudad como habrás visto multicultural, por no decir multirreligiosa – yo personalmente soy ateo, pero sí me interesa desde el punto de vista sociológico. Aquí convivimos musulmanes, hindúes, judíos y católicos y yo no percibo situaciones de racismo como puedo percibirlas en otros sitios. Evidentemente, como en toda sociedad hay problemas de roces. Pero no vamos más allá, o por lo menos yo no lo percibo.

Si hay gente que te ha dicho que se vive bien en el CETI, seguramente será la misma gente que te dice que se vive bien en la cárcel. El mito de “la cárcel está genial porque tienen televisión y piscina”. A nivel personal, y nunca como Cruz Roja, que se fuesen a vivir un mes al CETI. Si se vive tan bien, que dejen su casa y que se vayan al CETI. Vinieron unos compañeros del Corriere Della Sera TV un día, me hicieron una pregunta y ese día me pillaron torcido. Y me dijeron “¿usted qué cree que les impulsa a venir?”. Entonces mi contestación fue “mira quillo, tú vives en Milán, ¿no, hijo? Bien. Pues mañana vas a coger una maletita de esas que caben en Ryanair y vas a meter tus cositas. Y te vas a ir a Varsovia a vivir. ¿Varsovia eh? Europa, euro… ¿Te irías?”. Dice “hombre, no”. ¿Y tú crees que hay un tío que puede venir de Senegal aquí porque sí? ¿Crees realmente que la gente abandona sus amigos, su familia, su tierra, sus costumbres, sus colores, porque viene como Cristóbal Colón a descubrir un mundo nuevo? La gente viene por necesidad. Cuando la gente viene y son capaces de subirse en una cosa así [me enseña la foto de una persona migrante que utiliza como embarcación una nevera y como remo un palo. Foto tomada en aguas del Estrecho] para cruzar el puto Estrecho de Gibraltar, que probablemente sea uno de los más grandes cementerios que hay…[Según datos de la ONG Accem, la cifra de víctimas y/o desaparecidas supera las 2.000 en lo que llevamos de año]

[Ahora me enseña la foto de una embarcación toy] Eso es un toy con siete a bordo, y en verano son siete más dos que van con flotadores…

Arrastrándolos…

Cuando alguien es capaz de hacer esto, es que está putamente desesperado. ¿Tú lo harías? Esa es la pregunta que hay que hacerse. Y si lo harías por qué. Simple. Muy simple.

Me has dicho que esta sociedad [la ceutí] no es racista. Pero me he dado una vuelta por la ciudad y veo dos Ceuta muy distintas: la del centro y luego la de las barriadas. No te hablo del racismo de la sociedad, sino de un sistema que excluye por inercia.

Las sociedades no excluyen por inercia, sino por diferencias económicas. Y eso no sólo te lo vas a encontrar en Ceuta. Yo vivo en la barriada, en Hadú. Yo no creo en el racismo étnico. No existe. Es un mito. El que viene de Malí, es un negro. Pero Kobe Bryant es un jugador de color de la NBA. Es económico, nada más. Después puede haber diferencias religiosas, que las hay. Podrá haber gente que interprete las cosas como le parezcan. Y a algunos le parece, ya lo hemos visto últimamente cómo le parece. Pero eso no tiene nada que ver con esto. Esto no es el paraíso, como tampoco lo es Córdoba. Ni Bilbao. Ni Varsovia. Pero tampoco es un sitio donde aquí estemos todos unos con bazooka y otros con kalashnikov. O, si quieres ajustarlo más, unos con M16 y otros con kalashnikov. Aquí lo que hay son diferencias económicas. La tasa de paro juvenil más alta de Europa está en Ceuta. Solución: educación. No existe ese tipo de historia. El racismo sólo es económico. Nada más tienes que pasearte por Ceuta y ver a los migrantes que vienen de Malí, Senegal, etc. cómo son tratados. Te los encuentras en los supermercados llenando bolsas y la gente dándoles dinero. O aparcando coches. Yo te desafío a encontrar a alguien al que se le maltrate en esta ciudad por ser negro. No lo vas a encontrar. Y dentro de la gente que entra, pues como en todos los sitios, tiene que haber su cuota de buena gente, mala gente, graciosos, menos graciosos, ‘malaje’, los que les gusta dar de comer, los que les gusta el punto de cruz y los que le gusta los cómics de Superman, ¿vale? Como en cualquier tipo de sociedad. Como cualquier tipo de hombre y mujer. La gran pregunta que hay que hacerse es por qué vienen. Por qué. Será por qué algo no va bien en su país.

Y la otra gran pregunta que yo me hago siempre es algo muy recurrente. “Es que no hay para todos”, vale, y si no hay para todos, ¿por qué para nosotros sí y para ellos no? ¿Quién decide que sí y que no? ¿Por qué tiene derecho mi hija más que la suya? “Es que no podemos aceptar a…”. Insisto que, como Cruz Roja, nosotros no entramos. Yo simplemente como Germinal Castillo me pregunto por qué unos sí y otros no, y cuáles son los criterios. ¿Tú dónde has nacido?

En Madrid.

Pues una horita de avión más al sur y te daban por el culo. Simple. Igual que yo. Lo mío hubiese sido tres horas, porque nací en Normandía.
Hay una canción de Maxime Le Forestier que es fantástica, que dice que “uno no elige su familia ni el lugar de donde nace”. ¿Habrá algo más triste que estar condicionado por el lugar donde naces? Mira lo que está pasando. Siempre que no tengas dinero, claro.

¿Qué suponen las fronteras para las personas?

Es que la pregunta lleva en sí la respuesta. Te contesto como Germinal Castillo, ¿qué supone para una persona? Una frontera es una prisión en forma de raya blanca y roja. Una frontera es lo que decide que los griegos, hoy, tengan que comerse una deuda del copón porque antes se le han vendido submarinos alemanes a unos precios desorbitantes, a unos créditos brutales. Eso es una frontera.

Yo me pregunto que si las abejas son capaces de polinizar una flor en el monte de Ceuta y la siguiente en el monte de Marruecos, ¿por qué los seres humanos no pueden hacer lo mismo? Es tonto este razonamiento, lo sé. Pero la frontera lo único que hace es separarnos, y crearnos enemigos donde no los hay.

Sabes que soy ateo, pero para cualquiera que creyese en una religión esto debería ser básico. Los roles se invierten. Yo, como ateo, debería ser el que rechazase a todo el mundo. El creyente debería de asumir a todo el mundo porque según Dios todos somos hermanos.

Vamos, es que es tan simple, tan evidente…el agua moja, amanece todos los días, y todos tenemos dos pulmones. Yo me dedico, dentro de la Comunicación, a dar charlas en los colegios, que me flipa. Me chifla interactuar con los críos. Aparte de esto, soy profe de francés y a mí los críos es lo que más me mola. Aprendo de los críos cada minuto, porque además los críos no vienen a aprender, vienen a hacerte escáner cada diez segundos y tienes cincuenta escáneres hechos. Eso es genial porque aprendes mucho. Pero yo les digo que si el principio de humanidad es el primer principio de Cruz Roja, es porque, fíjate qué casualidad, que seas del país que seas tienes dos ojos, dos pulmones, un hígado…cagas, meas, tienes que comer, tienes que beber. Y esas cosas tan simples, tan básicas, tan evidentes, son las que realmente les hacen pensar.

La organización, según me dices, también atiende a otros sectores dentro de la sociedad. ¿Qué programas lleváis a cabo de cara a las mujeres en Ceuta?

Tenemos un programa que se llama ‘Integralia’ centrado en el tema del maltrato a la mujer, pero se piensa sobre todo de cara a la mujer marroquí, mujer inmigrante que recibe malos tratos y está absolutamente desamparada. Entonces se crea ‘Integralia’, que no sólo acoge a mujeres maltratadas sino también a sus hijos. Hay una gran presencia.

¿Cruz Roja también tiene la posibilidad de intervenir en temas de mujer transfronteriza? ¿Tiene algún tipo de programa centrado en ellas?

Se ha intentado en varias ocasiones, y por las razones que sean no han dado resultado.

¿Pensasteis a qué se pudo deber?

Oficialmente, no lo sé. Oficiosamente, esas criaturas cobran uno o dos euros por pasar esos bultos que son insoportables y no tienen tiempo para otra cosa que no sea intentar alimentar a sus familias.

Hablamos de las porteadoras pero, ¿para las mujeres que vienen todos los días a trabajar en el servicio doméstico a Ceuta?

Sí hay oenegés que se dedican a eso aquí, como por ejemplo Digmun, que ofrece programas de alfabetización. Y es muy interesante. A mí me parece eso genial. Lo que pasa es que Cruz Roja tiene tantos frentes abiertos… Pero no lo descartamos. De hecho, también se intentó y era complicado. No para nosotros sino para ellas.

He estado en la frontera de El Tarajal y me ha llamado la atención que el 80% de la gente que la cruza, son mujeres. En el autobús que lleva al centro, éramos tres hombres. La feminización de la pobreza.

Muchísimas familias en la zona de Tánger, Castillejos, viven del trabajo de estas mujeres que trabajan en Ceuta. El norte de Marruecos es una zona muy deprimida que están intentando revitalizar ahora con el súperpuerto de Tánger, que es enorme – con capital saudí, que está a punto de acabarse. Lo han construido empresas francesas, obviamente – por el vínculo Marruecos-Francia. Mohamed VI, que es muchísimo más listo de lo que pudiera parecer, está intentando revitalizar toda la zona norte, entre otras cosas porque es una manera de luchar contra el integrismo islámico. Donde hay dinero, donde hay poder económico, donde hay desarrollo, la gente vive mejor y es mucho más difícil la radicalización.

¿Ha habido una evolución respecto a la tasa de mujeres que cruzan?

No. Se mantiene. Cruzan muy pocas.

“Nos centramos muchísimo en la ética del periodista y muy poco en la ética de los editores o de la empresa.”

Según tu perfil de blogger eres periodista…

Nadie es perfecto [risas].

En relación a eso, ¿qué crees que le falla a la información respecto a los temas de migración?

Falla lo que nos falla a los periodistas, que dependemos de editores. Y cuando la información vende pues están, y cuando no, pues no estamos. Pero yo no hablo nunca de periodistas, ¿sabes? Yo soy ‘mú’ cabrón para esto y además me cabreo. A pesar de no ejercer de periodista puro, porque me dedico a la comunicación, aunque he sido director de El Faro y de la tele y he hecho algunas cosillas más, yo siempre digo que, cuando algo va mal en una información, tú te cagas en los muertos del periodista. Sin embargo, cuando te compras una casa, tú no te cagas en los muertos del albañil. Te cagas en los muertos del promotor, del arquitecto.

El enfoque que le dan los medios a la inmigración son los enfoques que quieren las empresas periodísticas que se le dé. Y cada empresa tiene su línea editorial. No fallan los periodistas. Cada línea editorial es diferente. Yo creo que se tiende a criminalizar a la inmigración, pero por la perversión del lenguaje. Cuando hablan de “asalto” a la valla; “avalancha”… ¿cómo que avalancha? A mí este término me recuerda a la película ‘Cuando ruge la marabunta’. Lo cual dice muy poco de mí, porque quiere decir que soy bastante viejo ya [risas]. Se intenta enmascarar siempre el término humano. El componente humano que tiene ese ser que intenta vivir como tú o como yo, se esconde. Porque es que debe ser muy jodido decir “hay un tío que intenta vivir bien y que no lo vamos a dejar porque no tiene derecho”. Pero nadie te dice por qué.

Si el poder de la información que se da está en editores, ¿dónde dejamos la ética del periodista? Es decir, ¿ética y profesión, no son compatibles?

Desde el punto de vista de la Cruz Roja yo te quiero decir que nosotros no tenemos problema ni queja, muy generalmente, de cómo trata la prensa a la información que nosotros damos. Cruz Roja tiene una relación creo que privilegiada con los medios, en el sentido de que entienden cuál es nuestra labor y nosotros somos muy transparentes a la hora de explicarla.

Lo otro, que es muy personal, de dónde está la ética, pues supongo que en la misma del albañil cuando le dicen este muro tiene que tener una plancha del dos cuando tiene que tener una plancha del cuatro. Hace lo que le mandan. ¿Y por qué se cuestiona la ética del periodista y no la del mecánico o la del panadero? En ese sentido yo creo que los periodistas pecamos un poco de intentar ir de superhéroes, de salvadores de la humanidad creyendo que con lo que escribimos o contamos somos capaces de cambiar cosas. Que quizá es verdad que somos capaces de cambiar cosas, pero hay que minimizar un poquito ese tipo de historia. Sobre todo cuando hablamos del tema de la ética. Qué quiere decir, que un tío que tiene que pagar una hipoteca y que tiene tres hijos, y le dicen “el titular este no, el otro”, ¿deja de tener ética porque tiene que comer? ¿Y por qué esa ética no se le exige al jardinero? No quiero decir que me parezca bien, es que quiero poner las cosas en su sitio. Me parece que nosotros mismos nos criminalizamos demasiado, e intentamos pedirnos demasiado. Yo si tuviese muchísima pasta – cosa que créeme que no ocurre,  montaría un periódico y diría lo que me saliera. Bien. Pero eso no ocurre. Y a lo mejor el que trabaja en la ‘chimpinflú’ montando coches, le encantaría que la puerta trasera tuviese más agarres de los que tiene porque sabe que, dentro de cinco años, va a fallar.

De verdad, es que creo que nos centramos muchísimo en la ética del periodista y muy poco en la ética de los editores o de la empresa. Y es cuando nos olvidamos que son empresas. Tenemos una función de contar cosas. Mira, ¿tú sabes cuál es el único periódico con ética absoluta? El BOE [risas]. Cuenta lo que hay, no hay más. El BOE sí que tiene ética.

Es un juego que hago mucho con los críos. Cojo un titular y cojo un periódico para que vean cómo se trata aquí, aquí, aquí y aquí.

“La palabra es en sí un acto revolucionario. O autoritario o totalitario, depende de cómo lo quieras utilizar.”

Otra de tus pasiones es el fútbol. Eres del Madrid.

Claro, pero como toda persona normal [risas].

Hay mucha gente que no estaría de acuerdo con eso [risas].

Tú, supongo [risas].

¿Consigue unir el fútbol cuando no hay otra manera de comunicarse con la gente que cruza la frontera?

No, yo creo que el fútbol es una manera más de comunicarse. El fútbol es absolutamente irracional, y como decía un gran amigo mío, “es algo único – bueno, como todo lo de masas“. Te contagias, ¿no? Marca el Madrid un gol, tú estás en el Bernabéu, y te abrazas al tío de al lado que a lo mejor resulta que es el dueño del Santander y que te está cobrando una hipoteca que te está ‘petando’. Pero tú en ese momento no lo piensas. Eso es irracional. El fútbol es pasión. Y la pasión no es racional.

Si lo que me estás preguntando es si pasa mucha gente intentando emular, Robinson hizo un gran programa en Canal+ sobre eso. Sobre críos cuyo sueño es venir a jugar a España. Pero no hace falta irse a Malí. Te metes en cualquier campo de fútbol base y verás que todos los críos quieren emular a las grandes estrellas.

Ahora, ¿el fútbol es una manera de comunicarse? Sin duda, como cualquier movimiento de masas. Y antes eran más los toros, pero creo que por el efecto de la televisión es ahora más el fútbol. Eso salvaguardando que, cuando se habla seriamente del fútbol, se habla del Madrid. Lo demás carece de seriedad, como tú entenderás [risas].

Te quería preguntar…

Si me vas a preguntar cuál es el jugador más grande de todos los tiempos…

Espero que no sea Cristiano Ronaldo…

No. Zinedine Zidane.

[Chocamos]

Fui cónsul de Francia durante ocho años, aquí en Ceuta. Cónsul honorario. Eso significa que cobras nada y curras como uno de carrera. Por los contactos de la embajada Zinedine me firmó una camiseta que tengo enmarcada en mi casa, que cuando vienen a casa, obligo a la gente a que se arrodille [risas] sobre todo los del Barça para que se jodan. Tengo dos cosas en casa de las que me siento mogollón de orgulloso. Una es la camiseta de Zinedine y otra es algo que te voy a enseñar, pero pá que te jodas, pá darte puta envidia [risas]. [A continuación, Germinal me enseña una foto en la que aparece con el número de Charlie Hebdo posterior a los atentados.]

¡Te guardaron uno!

Me lo mandó una amiga.

No duraron nada.

Se vendieron siete millones de ejemplares. Lo voy a enmarcar.

No me ha dado tiempo a leerlo. Pero vamos, yo conozco Charlie desde los inicios, y los inicios han sido como Le Canard Enchaîné, de ascendencia anarquista, y no tienen una línea de publicidad. Le Canard Enchaîné se crea a finales del XIX o principios del XX. Lo fundan periodistas anarquistas y juega con las palabras, porque ‘canard’ es ‘pato’ pero en realidad es periódico en argot. Y ‘Le Canard Enchaîné’ es ‘El Periódico Encadenado’. Los dueños del Canard son los periodistas, los accionistas son los periodistas que eligen entre ellos quién entra y quién sale. Cuando se va un periodista del Canard está obligado a dejar sus acciones dentro, para que jamás nadie de fuera pueda controlarlo. No tienen una línea de publicidad. Es un semanario, y en todos los años de su historia no ha perdido una querella. Nunca. Le Canard sacó cuando Chirac [expresidente de la República] quiso fletar un transatlántico para echar a todos los malienses que habían trabajado en el AVE francés; Le Canard fue el que le reventó la presidencia a … por los diamantes de Bocasa; en Le Canard la gente de la DSF – servicio secreto francés – puso micrófonos en la redacción y, casualmente, llegó el redactor jefe y los pilló. Montaron un escándalo y entonces lo que decidieron fue poner gente que siguiese a todos los redactores. La semana siguiente, en la portada del Canard venían todos los tíos que les estaban siguiendo con todo su currículum, todo vinculado a la OAS…Le Canard es la hostia. Es la Biblia en Francia. Y el Charlie Hebdo, en esa linde, pero satírico, irreverente y brutal. Pero son geniales.

Al igual que se utilizan términos para definir realidades de manera bastante injusta, vemos que también pueden servir para “reventar” el sistema desde dentro.

Claro. Nos queda la palabra, ¿no? La palabra es en sí un acto revolucionario. O autoritario o totalitario, depende de cómo lo quieras utilizar. En España tenemos mucha suerte. En Francia, yo que sigo muy de cerca la actualidad francesa y el patio está bastante más jodido.

Escuchas a Marine Le Pen y el padre era un…lo que se llama en francés un bocazas. No le interesaba para nada gobernar. A la hija sí. El sistema francés de presidenciales es a dos vueltas, es decir que en la primera se presentan para ser candidatos necesitan una serie de avales. Te avalan alcaldes, diputados, etc… Una serie de avales institucionales. Tú te presentas, y es a dos vueltas. Si el candidato más votado lo es por más del 51% no hay segunda vuelta. Eres presidente y punto. Si tenemos dos candidatos más votados, sería la segunda vez que un candidato del Frente Nacional llegaría a la segunda vuelta. Mira, yo como soy más viejo que tú, te voy a dar otro consejillo: tras leer la ‘Doctrina del Shock’ de Naomi Klein yo, literalmente, me cagué. Y se está reproduciendo punto por punto. Es brutal. Es el huevo de la serpiente.

Hay una escena de la película ‘Cabaret’ que me encanta. El último fotograma es brutal: se ve en un cacharro de cobre una cruz gamada deformada, distorsionada por la forma del cobre, que es cóncavo. Es un poco un aviso de decir “ojo, que siempre están ahí. Más o menos visibles, más o menos deformados, pero siempre están ahí”. Y cada vez que hay unas conquistas sociales que se van logrando, hay un corte inmediato. Esto es la guerra, tío.

Es cíclico, se repite.

Claro, cada vez vamos ganando más terreno. Pero cuando el terreno es muy grande, te pegan un recorte. Siempre hay algo que tienes ganado, pero es tanto esfuerzo al que hay que llegar… Porque además la gente asume que es normal. Hay toda una preparación para llegar a esto, ¿sabes? “Los funcionarios viven de puta madre, los maestros tienen muchas vacaciones, los bomberos se tocan los cojones, los policías nada más que sirven para entorpecer el tráfico, lo privado es más eficiente que lo público…”. “La mierda es buena, millones de moscas no se pueden equivocar” decía Mark Twain. Tú acabas creando un clima donde la gente lo ve normal. Vamos a ver, si la empresa privada está para ganar dinero, ¿cómo cojones te va a ofrecer servicios, si tiene que ganar dinero? “Sí, pero es que los maestros tienen muchas vacaciones”. ¿Y? ¿Ése es el problema? “Es que los funcionarios tienen trabajo para toda la vida”, bueno, se han preparado unas oposiciones, ¿no?.

El funcionario es el garante de que las instituciones funcionen independientemente de quien gobierne. Y entonces te meten el tema de la corrupción: “No, pero es que hay funcionarios corruptos”. No tío, el sistema es corrupto, que es diferente. Entonces te lo preparan todo y la gente acaba asumiendo que pegarse martillazos en los huevos es bueno porque cuando fallas no veas el gustazo que te da.

Gracias, Germinal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Visión periférica

Una mirada hacia el exterior desde dentro de las historias

Medios de comunicación e Inmigración

Visión que dan los mass media sobre las personas inmigrantes que residen en España

perdidoelnorte

Cuando la realidad te hace perder el Norte, la brújula sólo puede apuntar al Sur

catástasis

No fue para tanto.

JAVIEROVICH.COM

Москва

#6FCeuta

Una mirada hacia el exterior desde dentro de las historias

De Derechos y Humanos

Periodismo y Derechos Humanos

» Agathocle de Syracuse

Una mirada hacia el exterior desde dentro de las historias

STOLPERSTEIN

Historias para tropezar

A %d blogueros les gusta esto: